Mirar por fundamentales una acción con perspectiva de un año parece darnos una buena idea de su tendencia y, sobre todo, de parte de su valor, nos permite analizar las posibles acciones inmediatas de la compañía y además me gusta hacer esta tarea para mí y hoy he elegido Acerinox, una compañía fabricante de acero inoxidable desde 1970 y con una red comercial extendida por Europa, Asia, América, África y Oceanía.

Optimismo frustrado

Acerinox arrancaba el año 2018 con una pérdida de 1,8%. Sin embargo, era una de las preferidas de los analistas. Además de augurar una positiva presentación de resultados del año anterior, el escenario era favorable para la acción. De hecho arrancó el año con subidas en bolsa, movida por el optimismo de principios de año, a pesar de su fuerte exposición al mercado estadounidense y la fortaleza del euro al inicio del año, lo que podría provocar un diferencial adverso para la acción por afectar sus exportaciones. Pero como sabemos, las expectativas bursátiles iban a desmejorar a lo largo del año 2018. A finales del mes de enero, una pequeña crisis de la deuda protagoniza la bajada del Ibex que irá viendo su merma a lo largo del año por causas diferentes.

Mejores resultados en diez años

El 27 de febrero, Acerinox publicó los mejores resultados de hacía una década ganando en 2017 191% más que en 2016. Poco duraría la alegría puesto que el 3 de marzo, Trump anunció nuevos aranceles para el acero y el aluminio que afectaría a la bolsa española y más concretamente a dos acciones: Arcelor Mittal y Acerinox.

Guerra Comercial

Draghi advirtió de una posible guerra comercial si Trump ejecutaba su decisión de imponer aranceles. Trump hizo oídos sordos y anunció el 11 de Marzo su determinación a aplicar aranceles a las importaciones de acero y aluminio del 25 y 10% respectivamente.

El efecto es menos agresivo con Acerinox porque la compañía no exporta a Estados Unidos sino que opera allí mismo pero sí afectaba más directamente a otras del sector que exportaban a Estados Unidos como, por ejemplo, Tubos Reunidos y eso podría disminuir el efecto de los competidores de la compañía. Sin embargo, eso podría implicar un desvío de la demanda a Europa con una consecuente bajada de precio del acero y el aluminio en el continente europeo, algo que implicaría una pérdida de competitividad para los fabricantes europeos.

Acerinox generaba más de la mitad de sus ventas en Estados Unidos, por lo que el efecto arancelario le beneficiaba considerablemente a pesar de que de forma indirecta también sufriría bajadas en sus filiares africana y de Malasia.

A finales de marzo, Trump anunció más aranceles a lo que China contestó con el anuncio de represalias si continuaba así. El Ibex bajó considerablemente frente a al huida de inversores ante la inminencia del inicio de la guerra comercial. Esto provocó nuevas bajadas de Acerinox por ser la empresa más sensible a los anuncios de Trump. Los aires de guerra se frenaron después tras una conversación a puerta cerrada entre China y Estados Unidos.

Sin embargo, la tregua dura muy poco y a principios de Abril Trum vuelve a anunciar aranceles por un importe de 100.000 millones de dólares.

Arrastre del sector

Pese a que Acerinox es una compañía que claramente se beneficia de la política arancelaria de Trump y de la guerra comercial, es caso es que su cotización, con frecuencia se veía afectada por sus efectos en el sector.

Por otra parte, otro tipo de disputas afectaban al sector de las materias primas en general. Por un lado, el conflicto de Siria, por otro lado, el castigo arancelario de Estados Unidos al gigante Ruso y otras cuestiones, eleva considerablemente el precio del Brent y esto hace que el sector de las materias primas, de forma indirecta, sufran una importante volatibilidad provocada por el temor de los inversores a que la inflación influya en el sector de una forma definitiva y con ello una subida adicional de tipos para controlar la inflación, lo que supondría una detención importante de los bonos a diez años, en especial, en la economía estadounidense. Esto, finalmente, frenaría el crecimiento de la economía.

Ante esta situación, la renta variable sufre recortes, lo que supone una oportunidad de inversión.

Por otro lado, a la par de la subida arancelaria anunciada por Donald Trump, se informa de una bajada de impuestos para las empresas estadounidenses, lo que también significa un mejor beneficio de la compañía. El primer trimestre de Acerinox no fue muy halagüeño (cayó el beneficio en un 41%) pero, tras unos buenos resultados de los trimestres anteriores, era de esperar una desaceleración del beneficio puesto que no se puede mantener un casi 200% de subida en 2017.

Un 15% por debajo de los precios precrisis

En Mayo, Rafael Miranda, presidente de Acerinox aseguraba que las medidas antidumping estadounidenses les beneficiaban. En cuanto al mercado español, la compañía aseguraba que el precio actual aún tiene recorrido y que está un 15% por debajo de los precios precrisis. Miranda añadía que España había sufrido un parón en la contratación de infraestructuras, lo que supone que ese margen requiere tiempo hasta recuperarse. No obstante, su exposición al mercado español es apenas un 9%.

La relación Euro-Dólar

A principios de año, la guerra aranceralia fortaleció al euro pero a mediados esta situación se revierte. Un dólar fuerte también beneficia a la compañía al tener casi un 50% de su ebitda proveniente de la economía estadounidense.

La guerra comercial sigue teniendo sus tiras y aflojas manteniéndose la alta volatilidad en las empresas afectadas, en especial, las empresas fabricantes de coches y las materias primas como Acerinox.

Cambio de Gobierno

A Primeros de junio de produce un cambio de gobierno a consecuencia de la moción de censura que presenta Sánchez aprovechando la sentencia de Bárcenas por el caso Gürtel. Se estima que el nuevo gobierno favorecerá al sector de las materias primas y las energías renovables

Recrudecimiento de la guerra comercial entre Estados Unidos y China

En julio y posteriormente, la guerra entre los dos países queda manifesta y se recrudece. España sufre poco impacto arancelario ya que el conjunto del sector apenas tiene un 4% de exposición a Estados Unidos. Sin embargo, preocupa que otros países con mayor exposición vuelquen su negocio a Europa impactando sobre los precios y la competitividad de las empresas españolas. Esto, sigue dejando al margen a Acerinox.

Sin embargo, a finales de Julio, las dos compañías de materias primas del Ibex (Arcelor Mittal y Acerinox) volvieron a subir, esta vez a causa del anuncio de nuevos incentivos fistales para China.

Los resultados del segundo trimestre supusieron una merma del 15,4% con respecto al beneficio obtenido en el mismo periodo del año anterior, concretamente 268 millones de euros de Ebitda. A pesar de ello su precio en bolsa subió un 5,66%.

La guerra se acentúa

Donald Trump no se amilana y continúa con las amenazas arancelarias comunicando que aumenta los aranceles desde el 10% al 25% en productos chinos por un valor de 200.000 millones de dólares recrudeciendo la relación con el país asiático. Esta situación afecta de nuevo al mercado de divisas debilitando el yuan y el euro.

Esta tensión se relaja a finales de agosto con el acuerdo comercial entre Estados Unidos y México que hizo subir a todas las bolsas europeas y cierta bajada en la guardia con China para cumplir una vez más con ese tira y afloja que ha protagonizado la economía mundial en el año 2018.Pese a todo, el Ibex vuelve a romper soportes en septiembre. Acerinox forma parte de las principales carteras de fondos contrarrestando junto a otros valores el mal comportamiento del índice bursátil español.

Beneficio en el tercer trimestre del 10%

A final de octubre, Acerinox vuelve a publicar beneficios procedentes de la actividad del tercer trimestre aumentando su facturación un 10% y suponiendo un beneficio en lo que lleva el año del 40% con respecto al mes anterior. En total ganó 221 millones de euros en el mismo período que el del año anterior. La empresa advirtió de una posible reducción de la actividad debido a las circunstancias macroeconómicas. Aún así, la bolsa española tuvo fuertes bajadas a causa de los resultados empresariales, la debilidad de la banca, la crisis ocurrida a causa de una posible sentencia que obligaba a la banca a devolver los gastos asociados a las antiguas contrataciones hipotecarias suponiendo una pérdida terrible y la crisis comercial y arrastró consigo a Acerinox. Octubre fue el mes de mayor bajada del índice.

Castigada por el sector

Al mismo tiempo, una compañia fuerte procedente de Alemania,
Thyssenkrupp,  anunca un profit warning a causa de incrementar sus provisiones para asuntos legales ya que fue inspeccionada por un problema de fijación de precios lo que hizo caer a todo el sector.

Otro castigo al que se vio sometida la compañía fueron las distintas crisis políticas de la eurozona como las nuevas crisis derivadas del Brexit y la falta de compromiso presupuestario de Italia. Esto hizo bajar las bolsas europeas y arrastrar los precios de las empresas más estables.

Acerinox vio una subida del porcentaje de inversiones en corto desde un 2,72% a un 3,25% lo que provocó una mayor presión bajista.

Guerra comercial aplazada

En diciembre, Donald Trump y su homólogo chino, Xi Jinping hicieron una tregua en la que Trump posponía la subida de los aranceles del 10 al 25% y Jinping se comprometía a comprar productos agrícolas y ganaderos estadounidenses. Esta tregua hizo que las empresas del sector de materias primas volviera a repuntar en bloque y, por la misma razón, Acerinox subió un 2,89% en aquella jornada arrastrado por el optimismo de la tregua. Poco duraría el optimismo ya que la caída en los precios de los bonos a largo plazo presentarían una nueva amenaza, la amenaza de una posible recesión de la economía estadounidense.

El desplome total del Ibex en el año 2018 fue de un 14,97%. Acerinox, concretamente, pese a las subidas y bajadas provocadas por el oleaje externo, subió un 2,58% en este mismo año.

Impresiones personales

El pasado 8 de enero, Donald Trump publicó un Twitter en el que decía, literalmente, que “las conversaciones con China van muy bien”. Esto hizo que el Ibex iniciara con buen tono el año y se espera un mejor recorrido en los próximos meses si nada lo enturbia.

Acerinox no ha dado malas sorpresas. Sus idas y venidas en la bolsa sólo han sido ocasionadas por influencias externas. En 2017 tuvo resultados positivos históricos y este año, a la espera de la publicación anual, ha ido dando resultados positivos pese a que el listón estaba alto por los números del ciclo anterior. Es una empresa saneada, en un sector cuyo papel sigue siendo protagonista en otras industrias, como la inmobiliaria y la alimenticia y todo parece indicar que, a largo plazo, es una buena acción.

Mi impresión personal es que Acerinox tiene recorrido a largo plazo y los castigos que ha sufrido en bolsa durante el 2018 permite la adquisición a precios muy interesantes de cara a una revalorización lenta y moderada pero progresiva en el tiempo. Personalmente, me compro la Acción precisamente ahora e independientemente de las tensiones entre Estados Unidos y China ya que, pase lo que pase, no afecta al valor y, si lo hace, lo hará en positivo.

Bibliografía:

https://cincodias.elpais.com/buscador/?qt=acerinox&sf=1&np=1&bu=dias5&of=html

Nota importante: la información de esta página se basa sólo en impresiones personales de la autora tomando siempre como punto de partida una posible inversión a largo plazo (más de 18 meses). Es una visión independiente. No están supervisadas por la CNMV y no son recomendaciones oficiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *