No es nada fácil tomar una decisión sobre una empresa si no sé nada del mercado en el que estoy invirtiendo así que aquí vamos a recoger algunas recomendaciones sobre cómo escoger nuestras propias acciones si abordo por primera vez el mercado. Damos por hecho que conocemos la operativa y que no es necesario partir de cero sino que, al menos tengo unos conocimientos básicos sobre cómo comprar acciones, qué costes tiene adheridos, qué es el Mercado Continuo (si soy un inversor decidido por el Mercado Español) y qué fiscalidad tienen las acciones. Además he aprendido sobre qué porcentaje de mi capital voy a invertir en este producto de alto riesgo y que, por tanto, me puedo permitir perder si cometiera un error.  

Sólo acciones

Además de todos los prerrequisitos mencionados, he de tener en consideración que voy a invertir mi capital sólo en acciones y no voy entrar en productos derivados complejos que caducan en el tiempo y que pueden suponer un apalancamiento de las pérdidas (es decir, que puedo perder más de lo invertido). 

Diversificado, importes pequeños y largo plazo 

Cuando no sé nada de inversiones, es mejor apostar por inversiones a largo plazo, es decir, en un período de más de 18 meses. Además voy a invertir importes pequeños para ir conociendo el mercado pero lo suficientemente elevados como para que los costes de la operación no puedan superarse por la evolución del mercado (si, por ejemplo, la media de coste de una operación fuera de 10 euros, invertir 100 supondría que la acción debe subir más de un 20% para empezar a verle rendimientos positivos y esto se reduce a la mitad si invierto 200 en vez de 100). 

Además apostaré por varias acciones, no pondré todo el capital en una sola. De esta forma, salvo que todo el mercado se vea afectado, no tengo por qué generalizar las pérdidas. Tener una cartera diversificada me permite contabilizar ganancias de unas acciones y esperar más tiempo en otras. 

A la hora de elegir:

Partimos de la idea de que no sabemos nada de una acción. Así que vamos a tomar una decisión basándonos en el futuro de la empresa, es decir, si la empresa puede mejorar en el futuro en cuanto a resultados. Es evidente que cuanta más información vayamos adquiriendo con el tiempo, mejores decisiones podemos tomar y por eso no se invierte y se olvida sino que es necesario que todos los días nos interesemos por las noticias relevantes de nuestras acciones y de todo aquello que puede afectar a las empresas cuyas acciones poseemos. 

Cuando no sabemos nada del mercado porque aún no nos hemos puesto al día de las noticias que afectan a nuestras acciones tendremos en cuenta algunos aspectos que vamos a enumerar a continuación. Utilizaremos una acción del mercado continuo como ejemplo para que podamos hacer un análisis adecuado de la acción y para que puedas ver cómo tomar una decisión al respecto.  En esta ocasión vamos a elegir la acción ACCIONA.

Gráfico

Si consultamos la acción en cualquier plataforma, lo primero que encontraremos es su gráfico: 

Gráfico de Acciona consultado en Bolsamadrid

Aquí vemos que en el último año la acción ha ido subiendo consecutivamente a partir de finales de marzo. Nos interesa conocer un histórico largo en el tiempo para saber cómo se ha comportado la acción con los años. 

Gráfico de Acciona a 5 Años recogida de Bolsamadrid

Si vemos su gráfico a 5 años podemos deducir que su evolución es positiva y que tiene una tendencia alcista a largo plazo. Esto podría cambiar pero el hecho de que su gráfico sea creciente ya nos da una buena pista de solidez a largo plazo (a medio plazo puede ser bajista si observamos los distintos picos que ha ido experimentando el gráfico a lo largo de su evolución). 

Sector

Ahora es bueno analizar el sector de la acción. Para eso debemos saber a qué se dedica la compañía. Podemos ir a su página (www.acciona.com) aunque normalmente todas las plataformas de comercialización de acciones (brokers) suelen dar una información básica de las acciones. Acciona es una compañía que apuesta por las energías renovables y que invierte en infraestructuras relacionadas con la energía y con el agua así como otros servicios. Más o menos puedes tener una idea de qué sectores tienen futuro y cuáles están abocados a morir.

¿Podrías imaginar un sector que dentro de unos años dejará de existir? ¿Podrías imaginar otros que cobrarán fuerza? Usando la lógica puedes pensar en el potencial del sector. Por ejemplo, toda compañía que centre su negocio en las infraestructuras del agua y en la obtención de agua potable, seguramente serán fuertes en el futuro. En cambio, una compañía que fabrica DVDs… se intuye que lo va a tener más difícil a menos que cambie el rumbo y se dedique a fabricar otras cosas ¿no te parece?

Cuentas

Ahora es el momento de destripar los datos de la empresa. Esto no quiere decir que te vuelvas un economista pero los números básicos sí que los puedes intuir. Todo el mundo sabe que para que una empresa funcione tiene que tener números positivos en su cuenta corriente. Aunque el sector sea favorable y aunque el gráfico sea positivo (porque la percepción de los accionistas lo sea), no significa que la compañía vaya bien. Así que nos interesa saber cómo han sido sus resultados. 

Las distintas compañías publican sus resultados por trimestres y años. No hace falta que hagas un análisis de sus resultados de los últimos años. Con que mires el último informe trimestral puedes hacerte una idea porque en esos informes, las empresas suelen comparar sus resultados con los del mismo trimestre del año anterior y eso ya te da una idea de su evolución. 

Necesitas enterarte de cómo está su liquidez (es decir, el dinero que tienen para operar), cómo van sus ventas y qué volumen de deuda tienen. Así más o menos puedes hacerte una idea de la salud de la empresa. 

Cuando no sabes interpretar las cifras, puedes guiarte por el resumen que hace la empresa de sus propias cuentas. Después, poco a poco, aprenderás a familiarizarte con términos como el EBITDA, BAI, etc. 

A continuación te compartimos un pantallazo del resumen del último informe de Acciona a fecha de la publicación de este artículo publicado en su web (www.acciona.com): 

Una vez que tenemos una idea de cómo le va a la empresa podemos saber si tiene recorrido, es decir, si todavía puede irle bien en un futuro largo en el tiempo. Cuanto más saneada esté la empresa, más recorrido tiene porque menos riesgo tiene de caer en quiebra y deberemos vigilar sus próximos resultados para estar seguros de que sigue teniendo recorrido. 

El diferencial de oportunidad

Las acciones más interesantes para invertir son aquellas que podemos deducir que les va bien pero que a causa de un rumor malintencionado sobre la empresa o sobre el sector, sus acciones están bajando sin una razón que lo justifique. Por ejemplo, a esta empresa que tiene beneficios, que tiene un sector creciente en el largo plazo podría verse afectada en este momento por las diferencias con respecto al Brexit y, por tanto, puede ser que se vea envuelta por los vaivenes del mercado en este momento. Esto ocasionaría que su precio bajara sin que sus cuentas lo justifique. Eso nos da la oportunidad de comprarla a mejor precio y tener más recorrido positivo a largo plazo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *