Analizamos Gamesa en el último año, mes a mes, con el fin de tener perspectiva suficiente sobre esta compañía y poder extrapolar su comportamiento futuro.

Enero:

En el año 2017, era el segundo peor valor del Ibex y era quien más bajadas en bolsa protagonizaba. La pérdida de Gamesa en ese año ascendió al 29%. El 3 de Enero, la empresa firma un contrato en Egipto que anuncia mejores perspectivas en los resultados y los inversores se animan a participar de estas expectativas. Se trata de un acuerdo firmado con un consorcio francés llamado Engie para suministrar 125 turbinas para el parque eólico del Golfo de Suez en Egipto.

El ocho de enero indicó que suministraría una turbina marina en un proyecto en la costa francesa a través de su filial Adwen, lo que provocó una subida del 3% en el momento del anuncio y una acumulada en lo que iba de año del 8%.

A mediados, Avangrid, filial de Iberdrola, negocia en Estados Unidos tres parques eólicos. Uno de ellos, el parque eólico El Cabo, está situado en Nuevo México y cuenta con 142 turbinas de Siemens Gamesa.

El 22 de enero, Gamesa anunció un nuevo contrato con la India después de tener la negociación muy paralizada durante el año anterior con un total de 26 parques eólicos. Al día siguiente anuncia una nueva contratación con Estados Unidos. Se trata de siete proyectos con nuevas instalaciones y repotenciaciones de parques para antes del 2021. Durante el año, Siemens Gamesa se comporta como el mejor valor del Ibex.

Sin embargo, a finales de enero anunciaría un Ere de su planta de producción de palas en Miranda de Ebro con la promesa de recolocación de los empleados a otras plantas.

Publica su primer trimestre fiscal de 2018 (que va desde octubre hasta diciembre) con pérdidas esperadas por la mala racha que le hizo perder en el año anterior un 29% de cotización, a causa, entre otras cosas, del cambio de fiscalidad en Estados Unidos. Se trata de unos resultados que el mercado ya esperaba y, por tanto, tenía descontados.

Gamesa compite con Vestas, una compañía de origen danés, en la otorgación de contratos por parte de Iberdrola. Otras competidoras son Ingeteam y Tamoin, correspondiendo a Siemens Gamesa el 28% de las licitaciones. Finalmente le otorgó a Vestas el 50% del contrato de mantenimiento y esto provocó bajadas en la bolsa de Siemens Gamesa.

Febrero:

A pesar de las diferencias con Vestas, los buenos resultados financieros de Vestas arrastró a Siemens Gamesa a subidas bursátiles influidas por su competencia. Poco duró esa subida de más de un 5% porque a partir de ahí empezaba la caída que el Ibex ha sufrido durante todo el año 2018. Al día siguiente corregía un 2,91%.

No obstante, días después firma una cuerdo con el grupo tecnológico Yeong Guan Energy para desarrollar una eólica marina en Taiwan. A mediados de febrero, a Gamesa es adjudicado la construcción del parque eólico más grande el mundo ubicado en aguas británicas. Se trata del Hornsea Proyect Two. Esto le coloca como el líder del negocio eólico. ¿Podría verse afectado este macrocontrato en el futuro a propósido del Brexit?

A pesar de las subidas de Siemens Gamesa al iniciar el año, JPMorgan decide cambiar su recomendación desde mantener hasta infraponderar y también baja el rating de Vestas, su competidor y uno de los valores favoritos europeos. La razón que explica este cambio es que el mercado ha descontado el éxito de los nuevos contratos pero no ha descontado los riesgos asociados a su ejecución.

HSBC también realiza una corrección en sus recomendaciones en 12,3% como precio objetivo, un 4% inferior a su cotización del momento.

Iberdrola publica resultados pero no son bien acogidos porque, pese a batir sus previsiones y subir el dividendo, no cumple con las expectativas fijadas a medio plazo. Su cotización en bolsa baja y arrastra consigo a Gamesa por estar unido a la compañía eléctrica a través de sus contratos.

Iberdrola tiene un 8% de las acciones de Gamesa. Es el segundo accionista, después de Siemens que controla el 59% de la compañía. La omnipresencia de Siemens genera tensiones con Iberdrola, que pretende que Gamesa siga trayendo negocio a España y exige que en una reunión de la junta directiva del 23 de marzo haya cuestiones en el orden del día como blindar la permanencia de Gamesa en España y una mayor contratación de proveedores españoles.

Marzo:

El año anterior, la compañía había tenido una importante bajada de negocio. Sin embargo, en 2018, la demanda de mercado de eólicas hace que Gamesa pueda estimar mejores resultados financieros a partir de este momento. Así lo auguran los analistas de Macquarie, quienes aseguran que Siemens Gamesa recuperaría los márgenes de beneficio a mayor velocidad que el resto de compañías de su sector a pesar de que todas ellas se verán beneficiadas por una dinamización de la demanda. La empresa recomienda “sobreponderar” Gamesa. Esta valoración hizo subir ampliamente a Gamesa durante varias sesiones consecutivas.

Siemens tiene el 59% de la compañia. La adquirió el año anterior llegando a un acuerdo con la CNMV para no verse obligado a efectuar una OPA acordando que no llevaría a cabo un control de Gamesa sino sólo la generación de valor. En ese acuerdo entraba Iberdrola, su segundo accionista.

A unas horas de la reunión de la junta de accionistas, queda cada vez más patente las discrepancias entre los dos jugadores del partido. Para Iberdrola, Siemens está inclumpliendo algunos del pacto acordado y decide presentar un escrito ante notario para garantizar los dos puntos más importantes de la reunión: afianzar la sede de Gamesa en territorio español y evitar que Siemens tome decisiones directivas a su favor.

Siemens asegura que está cumpliendo con todos los puntos pactados en aquel acuerdo y rechaza las críticas lanzadas por la eléctrica.

Si Iberdrola demuestra que Siemens está imcumpliendo el pacto, podría solicitar la aplicación de la cláusula 12 del pacto que regula los incumplimientos y que requiere que Siemens compre las acciones de Iberdrola a 22€ más una prima del 30%.

Justo ese día, Siemens modificó el reglamento que regulaba el consejo de administración ante la CNMV para congraciarse con Iberdrola (así lo indicaba Siemens). Iberdrola solicita la participación de un experto independiente para que presente un informe sobre las operaciones significativas de Gamesa con Siemens. El cambio de reglamento se enfoca principalmente a ese experto independiente, realice informes de las operaciones con sociedades que tengan representación en el gobierno. Esto también influye al propio Iberdrola.

Los dos puntos que exigía Iberdrola fueron rechazados en la junta. No obstante, mantienen la decisión de modificar el reglamento.

A la vez que ocurre esto, una compañía del sector, Audax Renovables, experimenta una subida trepidante en la bolsa alcanzando un beneficio del 368%.

El 27 de marzo, Siemens Gamesa cierra un pedido con Alemania de 20 aerogeneradores para Brandemburgo, Energiekontor, HemelingenMutzschen y Papenhagen.

Abril

Un nuevo acuerdo, esta vez en Taiwan, implica la ampliación de 120 megawatios en el parque eólico “ofshore” del país llamado “Formosa 1”. En Vietnam inicia otro proyecto con 12 aerogeneradores.

No obstante, las diferencias entre los dos inversores de la junta directiva de Siemens Gamesa, se agravan. En los primeros días de Abril se publica una noticia informando de que Gamesa está pagando 6 millones de euros mensuales a Siemens por su gestión y esto es muy mal visto por Iberdrola.

Este tipo de contratos de servicios en concepto de Management Fee, llamados Transitional Services Agreements (TSA), se dan desde la matriz de un grupo a las filiales en concepto de gestión de recursos humanos, contabilidad o administración en general. Cuando las filiales pertenecen al 100% al grupo, se entiende pero cuando existen dos inversores o más, el TSA puede verse como una transferencia de recursos encubierta que va desde la subsidiaria hacia el accionista y esto está despertando suspicacias a Iberdrola.

Por otro lado, Iberdrola no ha dejado de ceder sus contratos a la competencia de Gamesa, en especial a Vestas, su principal competidor. Galan, el presidente de Iberdrola, realiza unas declaraciones sobre el distanciamiento entre Iberdrola y Siemens insistiendo en la importancia de mantener la sede social de Gamesa en España.

A mediados de mes, Siemens Gamesa logra un acuerdo para la construcción de un proyecto eólico pionero en Australia.

Mayo

Iberdrola insta a la CNMV a que intervenga legislativamente ante las que Iberdrola considera irregularidades en el pacto realizado con Siemens para evitar la Opa y que Siemens finalmente deberia lanzar la OPA. Sin embargo, la CNMV responde indicando que no ve motivos para hacerlo.

A finales de mes, una compañía danesa de la competencia, instala una sede en Alicante, consciente de que España es el mayor productor de energía eólica del mundo. La empresa se llama Dansk Ingenior Service y su nueva firma constituida en Alicante es Creadis Development.

Siemens Gamesa está decidido a enfocar la innovación en el almacenamiento de la energía proveniente del sol y del viento mediante la creación de unas baterías basadas en vanadio y no en litio pero todavía no ha desarrollado la tecnología.

A estas alturas se considera que el valor de Gamesa ya ha pasado lo peor de su caída y lo que le queda es un ascenso en las cotizaciones. En este momento, el Ibex empezó a encadenar bajadas en la bolsa a causa, por un lado de la moción de censura del PSOE y, por otro lado, de la crisis de Italia, lo que implicaba el recordatorio de tiempos peores de inestabilidad y eso provocó una fuga de los inversores. La expectativa de Gamesa era seguir subiendo, a pesar del escenario bursátil español dada su internacionalización y, por tanto, la baja influencia de dicho escenario. Al menos, es lo que dicen los expertos sobre este valor.

A pesar de las buenas recomendaciones, no hay que olvidar, que Gamesa paga a Siemens una mensualidad de 6 millones de euros para ser gestionada, por un lado y, por otro, que a finales de este mes, solicita una línea de crédito revolving multidivisa por un importe de 2.500 millones de euros a distintas entidades financieras, que pretende usar para pagar la deuda a corto plazo y para lo que la propia Gamesa denomina “fines corporativos generales”, lo que hace sospechar que la situación de Gamesa es aún muy delicada porque, por un lado nunca es buena idea pagar deuda con más deuda. Cuando se hace eso es porque se está convencido de que no puede pagarse la deuda con los beneficios que genera la compañía y eso ya es un mal signo.

Por otro lado, el hecho de que parte de la deuda se utilice para “fines corporativos generales”, te hace plantear la siguiente duda: esos “fines corporativos” ¿se trata del pago mensual de Gamesa a Siemens?.

Junio:

No obstante a lo anterior, la empresa observa una subida de cotización debido a que se considera que el nuevo cambio de gobierno facilitaría al sector de las energías renovables.

A estas alturas, aún no se han publicado los resultados del segundo trimestre de la compañía porque su ejercicio fiscal es diferente. Sólo se conocen los datos del primer semestre que van desde octubre del año anterior hasta marzo del mes vigente y registraba un período sin ganancia. No obstante, el trimestre entre Enero y Marzo (su segundo trimestre fiscal), da beneficios que compensan las pérdidas del trimestre anterior (el primer trimestre fiscal comprendido entre septiembre y diciembre).

Marcus Tacke, la persona al frente de Siemens Gamesa, indica que pronto empezarán a verse los números verdes y se estima el pago del dividendo en un futuro no muy lejano.

A finales de mes, Siemens Gamesa anuncia que suministrará 136 aerogeneradores a una filial de Iberdrola en Brasil, Santa Luzía

A finales de junio, la empresa experimenta una caída de su cotización del 21% anulando toda la expectacular subida que había experimentado a principios de mes. Nada ha cambiado desde entonces, los últimos resultados sólo mostraban un freno en sus caídas de beneficios y un posible cambio de tendencia hacia mejores resultados. La pugna entre sus dos accionistas ya estaba patente antes y la firma de contratos sigue estable.

Sin embargo, lo que cambia es el escenario exterior que influye sobre todo el Ibex y también influye en su segundo principal inversor, Iberdrola, como todas la empresas que tienen una fuerte regulación.

Las empresas de calificación como JP Morgan no auguran remontada del valor.

No obstante, Gamesa sigue con su negocio y se adjudica un contrato en Reino Unido de 165 turbinas que incluyen un contrato de servicio por tres años y de repuesto de piezas por veinticuatro años.

Julio

Elecnor se adjudica la construcción de un parque eólico de 100 MW en Mauritania en consorcio con Siemens Gamesa que proporcionará 39 aerogeneradores.

Nordex, uno de los competidores más fuertes de Gamesa, de origen alemán, logra uno pedido récord (191 turbinas eólicas) que le hace subir un 20% en bolsa compensando el varapalo que la guerra comercial estaba generando en las empresas aerogeneradoras incluida Gamesa.

HSBC rebaja el precio objetivo de Gamesa desde 12,3 a 11,7 euros por acción. Mientras tanto, Iberdrola publica sus resultados del segundo trimestre y el total de su facturación semestral asciende a 1410 millones, un 7% menos que el mismo período del año anterior.

A estas alturas del año, se agravó la crisis entre Estados Unidos y China y las amenazas de la guerra comercial, socavando los ascensos bursátiles de la mayoría de las empresas del Ibex pero algunas con más daño que otras dada la exposición a dicha guerra. Por supuesto, Gamesa era una de las más dañadas, habiendo perdido todo lo que se revalorizó a principios de año. A esto se suma la falta de estabilidad de precios en el sector así como la caída de las ventas, por lo que Siemens Gamesa, vuelve a despertar el recelo de los inversores.

Estos factores no sólo se reflejan en la cotización. Siemens Gamesa publica una cifra negativa en los resultados del trimestre (-3,72%).

Agosto:

Europa y Australia están en conversaciones para iniciar un libre comercio entre ambos continentes y esto beneficia a las empresas de comercialización de energías renovables como la eólica ya que Australia tiene una fuerte dependencia del carbón y quiere comprometerse con la reducción de emisiones de CO2. Gamesa ya cuenta con acuerdos firmados en la zona.

A principios de agosto, Siemens Gamesa logra el suministro para un proyecto eólico ofshore en los Países Bajos de una potenciala total de 380 MW.

Uno de sus compositores, Vestas, vuelve a publicar resultados positivos y arrastra al sector a tendencia alcista. Las continuas sesiones alcistas hacen recuperar a Gamesa un 7% de su cotización perdida.

Por otro lado, la crisis de Argentina ya ha emergido y tiene pleno protagonismo a estas alturas. Gamesa tiene una exposición pequeña a emergentes como Argentina, concretamente un 9,7%.

Septiembre:

Siemens Gamesa vuelve a perder todas las cotizaciones conseguidas bajando un 7,21 en una sola sesión el pasado 13 de septiembre debido a un freno de demanda por parte del mercado indio al decantarse por la energía solar. El mercado indio supone el 20% del mercado eólico mundial. Goldman Sach advierte de las repercusiones negativas sobre  Gamesa junto a tus competidores, como Vestas o Nordex.

A pesar de los contratos adjudicados, Siemens Gamesa vuelve a tener otra sesión catastrófica de un -4,78% el 25 de septiembre. Estos contratos suman un total de 70 aerogeneradores entre Zaragoza y Valladolid.

Octubre

Paul Marshall, el consejero delegado de Marshall Wace uno de los mayores inversores de corto, invirtió a la baja en varios valores del mercado español, incluido Gamesa.

Rosa García abandona el puesto de dirección de Siemens Gamesa tras siete años en el puesto y es sustituido por Miguel Ángel López. La versión oficial es que García busca oportunidades en otras compañías.

Por otro lado, Iberdrola, el segundo inversor de Siemens Gamesa, obtiene resultados positivos en este trimestre e inaugura un parque eólico ofshore en Alemania, el Wikinger, que supone un órdago para sus competidores y fabricantes de turbinas, incluido Siemens Gamesa.

Noviembre:

Siemens Gamesa publica resultados positivos. La empresa obtiene un beneficio de 70 millones de euros, lo que facilita el mantenimiento de su dividendo. Por esta noticia, la empresa subió un 14,5% en bolsa en aquella jornada borrando las pérdidas obtenidas durante el año. La empresa amplía su expectativa de ventas para el próximo ejercicio a 10.000 millones de euros.

Finalmente, los analistas de Kepler Cheuvreux mejoran su recomendación sobre el valor desde “mantener” a “comprar” y han elevado su precio objetivo de 14,2 a 14,5 euros.

Diciembre:

A principios de diciembre firma un contrato a través de su filial belga para el suministro de 58 aerogeneradores offshore para un parque eólico marino en Bélgica con 480 MW.

Refinitiv aconseja sobreponderar Siemens Gamesa, con un precio objetivo de 13 euros, lo que implica un potencial alcista del 2%. HSBC también mejora su recomendación a “mantener”, aunque el escenario bursátil español no está favorable debido al recrudecimiento de varios frentes como la guerra comercial, la crisis argentina y la amenaza de desaceleración de la economía global. Por todo esto, la acción baja un 4,69%. Deutsche Bank baja su precio objetivo casi 3 euros.

Diciembre:

La Reserva Federal estadounidense (FED) decide subir los tipos y frenar el ritmo de la economía provocando una bajada en las bolsas de todo el mundo. El Ibex se resiente y concretamente Siemens Gamesa baja un 6,63%. Estas sesiones bajistas se continúan durante toda la semana ante el temor de una desaceleración de la economía.

Enero de 2019

El año arranca en positivo para el Ibex y Gamesa se deja llevar por la corriente en sus cotizaciones.

Bank Of America Merrill Lynch baja el precio objetivo de la compañía a 14 euros por acción. Aún así, Siemens Gamesa sigue subiendo en bolsa y se ha revalorizado un 10%. El fondo Marshall Wace, especialista en operaticiones cortas, reduce su exposición a Gamesa.

No obstante, a raíz de la proximidad de la fecha en la que la compañía va a presentar resultados, los inversores hacen una retirada preventiva, reduciendo su exposición en la compañía y provocando una bajada del valor en bolsa del 3,47% hasta los 11,125€.

Sin embargo, los resultados del primer trimestre del año dada la forma en que Gamesa hace su contabilidad, establecidos entre octubre y diciembre, arrojan números positivos. Concretamente, Siemens Gamesa obtuvo un beneficio neto de 18 millones de euros en el trimestre (frente a las pérdidas de 35 millones de euros del ejercicio anterior) y esto provocó una subida del 13%..

Febrero de 2019:

Citigroup y HSBC mejoran sus previsiones con respecto a la cotización de la compañía y esto hace que eleve su carrera ascendente revalorizándose en lo que lleva del año un 23,4%. Poco después hace un correctivo del 3,62%, aunque seguirá oscilando en las siguientes sesiones.

Mientras tanto, la compañía, junto a otras del sector, buscan la apertura de negocio en Jordania.

A principios de mes, Siemens Gamesa anuncia que suministrará 63 aerogeneradores para unos siete parques eólicos españoles.

Conclusiones:

Siemens Gamesa, todavía está en período de adaptación. Sus malos resultados de 2017 provocó la adquisición de Siemens en un acuerdo con la CNMV junto a Iberdrola  de mejorar la gestión de Gamesa a cambio de no realizar una OPA. Esto implica una subordinación de la compañía a las fórmulas de gestión de Siemens sin el beneplácito de Iberdrola.

Con respecto a Siemens, existen dos posibles papeles que puede ejercer el gigante alemán: o bien aporta su fortaleza para que Gamesa levante vuelo, o bien se convierte en una rémora dedicándose a extraer el mercado y la liquidez de la compañía para su propio beneficio. Sus dos compañeros de juego, Iberdrola y la CNMV tienen opiniones diferentes. Iberdrola sospecha de la versión “rémora” y la CNMV opina lo contrario. En realidad sólo el tiempo puede decirlo pero no son buenas señales el abandono de Rosa García, la petición de crédito y el pago mensual por servicios de gestión a Siemens y, por todo esto, convendería ser precavido.

Mientras tanto, es un valor cuya cotización refleja precisamente esa incertidumbre sobre el papel de Siemens en la gestión de Gamesa y actúa exageradamente ante cualquier noticia que pueda dar indicio de una opción u otra. Esto hace que el valor no sea de fiar. En el mes de febrero se ha convertido en el valor líder del Ibex y a lo largo del año puede volver a caer todo lo recuperado… así es como se ha ido comportanto en los meses anteriores. Es un valor, eso sí, que favorece el trading en corto y en largo porque los márgenes son tan bruscos que la operativa intradía puede ser altamente rentable (y altamente peligrosa también).

Sin embargo, la inversión a largo todavía es arriesgada. En tanto en cuanto su evolución no sea más estable, no lo considero un valor para entrar hasta que no le veamos el plumero a Siemens.

El sector, en cambio es un sector que irá cobrando protagonismo con el tiempo. Si se producen todos los cambios energéticos que pretenden los gobiernos, éste podría ser un sector fortalecido y, por tanto, invertir en energías renovables y fabricantes de aerogeneradores (sobre todo marítimos), sigue siendo un camino interesante.

Bibliografía:

http://cgi.expansion.com/buscador/archivo_expansion.html?q=gamesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *